lunes, 27 de julio de 2015

Testimonios Peregrinos

 


La fuerza del Camino de Santiago

 MANUEL GARRIDO RIVERO

Estudioso del Camino e historiador

Han pasado ya 22 años desde que echara a andar el Camino Portugués a Santiago de los tiempos actuales. Un grupo de pioneros peregrinos c­oordinados por José Antonio de la Riera y el apoyo decidido de la Xunta de Galicia hicieron posible el renacer de este itinerario jacobeo. Como el resto de los caminos de peregrinación a Santiago, había caído en desuso durante los últimos 200 años. Solo transitaban algunos peregrinos por el Camino Francés, la mayoría extranjeros, debido a la gran labor realizada por Elías Valiña Sampedro en colaboración con otras asociaciones jacobeas de Europa. El conocido como O cura do Cebreiro investigó, señalizó y difundió el itinerario jacobeo entre Roncesvalles y Compostela desde los años sesenta hasta su fallecimiento, a finales de la década de los ochenta. Con paso firme, el Camino Portugués fue creciendo en extensión hasta completar su trazado desde Lisboa a Compostela en el año 2006. Su principal impulsor en el país vecino fue el historiador Álex Rato. Progresivamente la Xunta de Galicia creó una amplia red de albergues. En Portugal estos fueron fomentados por las cámaras municipales y asociaciones de peregrinos. Mientras tanto, el número de caminantes fue aumentando año tras año de manera considerable. En un principio hubo una mirada de desconfianza hacia el peregrino. Se le considera como un turista pobre que pocos beneficios podía dejar. En otras palabras, pedía mucho y dejaba poco.
Pero esta visión ha cambiado para la mayoría de la población. Ahora el Camino se percibe como un producto en alza que hay que explotar. En algunos casos se hace de manera exagerada. Según los datos de la Oficina del Peregrino de la Catedral de Santiago, durante el mes de junio del presente año, obtuvieron la Compostela 4.911 caminantes que optaron por utilizar la senda portuguesa. Si analizamos las estadísticas que elabora Protección Civil de Valga, en el mismo periodo el 70 % de estos peregrinos eran extranjeros. Destacan los colectivos de Portugal, Alemania, Brasil y Estados Unidos.
El desarrollo económico que ha producido el Camino de Santiago se puede ver con claridad en Padrón. En los últimos años muchos negocios de hostelería se han orientado hacia este sector en la villa del Sar. Pero esta mejoría en los ingresos económicos también se deja ver en otros ámbitos, como farmacias, zapaterías supermercados, entre otros. Según Carmen Fernández, que atiende la pensión Jardín, "la mayoría de clientes que tenemos ahora son peregrinos, vienen muchos extranjeros. Lo mismo constata Carmen González, propietaria del mesón Os Carrisos: "principalmente nos visitan peregrinos y turistas. A los extranjeros les encantan el pulpo y los pimientos de Padrón".
Juan y Marga, propietarios del restaurante Ruta Xacobea, se muestran encantados. "Los peregrinos -dicen- son nuestra razón de ser. Tenemos un menú propio para ellos". Además Marga está aprendiendo alemán, porque "aquí puedo practicar con los viajeros que hablan este idioma". Incluso el hotel más lujoso de la zona, Pazo de Lestrove, tiene en los peregrinos un mercado clave y en alza, según nos confirman.
Pero los peregrinos no sólo se alimentan y duermen. Sara Catrain, que regenta una farmacia en la villa, lo sabe bien: "Atiendo a muchos, la mayoría por ampollas y piernas cansadas; son las molestias más comunes". Otra farmacéutica, Noelia Mayo, comenta sonriente que "algunos de ellos se pesan y descubren que han engordado. Será nuestra gastronomía".
También visitan el supermercado. Pilar, la encargada de un establecimiento lo confirma. "En temporada alta atendemos una media de entre cuarenta y cincuenta peregrinos diarios". Para caminar, el calzado es una cuestión primordial. Según comentan las dependientas de una zapatería, "vienen muchos peregrinos a comprar zapatillas. Estos quieren afrontar la última etapa con comodidad". También algunos se acicalan para presentarse ante el Apóstol. "Hace unos días le corté el pelo a un australiano", se asombra el conocido peluquero padronés Amado.
Puede parecer sorprendente, pero hay peregrinos que incluso se hacen análisis clínicos en Padrón. Arturo Reboyras, propietario de un laboratorio, lo certifica: "Algunos vienen a realizarse extracciones de sangre. Suelen ser peregrinos de largo recorrido con patologías crónicas".
Y mientras tanto Padrón espera con ilusión que el Camino Santiago-Padrón sea considerado oficial por la Xunta de Galicia. Ya cuenta con un albergue privado. En palabras del empresario de Boiro, Francisco González Lojo, "el Camino de Santiago es la principal industria de Galicia". Que no lo matemos de éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada