martes, 14 de abril de 2015

Testimonios Peregrinos

Por qué caminar

 Bosco Soler

bosco_soler-camino_de_santiago
El camino es la recompensa. – Proverbio chino
El pasado lunes publiqué en el blog de mi amigo Ángel una entrada sobre Cómo crear tu propio máster donde hablaba de enfocar un año sabático como un período de desarrollo no solo personal sino también profesional. Sin embargo ni todo el mundo se puede permitir viajar durante 9 meses, ya sea por tiempo o por recursos económicos, ni todo el mundo tiene el valor de dar el paso.
Yo estuve ahí. Mientras estudiaba ni tenía tiempo, ni tenía dinero, ni tenía los h****s de dar un salto tan grande. Así que decidí dar primero uno más pequeño, decidí hacer un mini-máster: Caminé los 781 kilómetros que separan Saint-Jean-Pied-de-Port de Santiago. Y fue increíble.
¿Por qué hacerlo? ¿Por qué pasar un mes caminando bajo el sol de Castilla o las lluvias de Galicia, con una mochila a cuestas, durmiendo en dormitorios con 20 literas o en el suelo de pabellones deportivos? Sinceramente, no lo sé. Pero me he dado cuenta de que las mejores decisiones y experiencias de mi vida tienen un factor en común: son incómodas. Y es a partir de ahí cuando empieza la magia, el afán de superación, el compañerismo, el conocerte a ti mismo y lo más importante: la sensación de estar vivo.
Si pese a todo decides unirte al club de los imprudentes y dejar la comodidad de tu sofá para torturar tus piernas durante un mes, permíteme que te de antes algunos consejos:
  • Hazlo solo. Que para nada significará caminar solo. La misma tarde que llegué a Saint-Jean conocí una chica alemana con la que comencé a caminar al día siguiente. El no depender de nadie te permitirá decidir tu ritmo, además de abrirte mucho más al resto de compañeros que irás conociendo en los albergues.
  • Hazlo andando. Es preferible que camines un trozo a que lo hagas todo en bicicleta. Hacerlo andando te permite hablar con la gente cuando quieres hablar, y pensar en tus cosas cuando quieres pensar. Además conocerás mejor a la gente porque los caminantes suelen tener las mismas etapas, mientras que si vas en bici conocerás a gente distinta cada noche sin llegar a entablar una relación más profunda con ellos.
  • Hazlo sin tecnología. Vale, esta es un poco hardcore, pero yo dejé mi smartphone en casa y lo cambié por un Nokia pre-internet (para enviar de vez en cuando un SMS a mi familia diciendo que todo iba bien), una guía de papel, un diario y una cámara desechable. Cualquiera que me conozca sabe que soy un amante de la tecnología, pero pasar un mes sin internet, sin email, sin Facebook, sin WhatsApp… es liberador.
  • Hazlo entero. Es “solo” un mes, y no es tan duro como pueda parecer. Lo normal es empezar en Roncesvalles pero yo te recomiendo empezar una etapa antes porque es el cruce de los Pirineos y es precioso, aunque también es la más dura. Las primeras etapas son las que más se disfrutan porque hay menos gente. No vayas a caminar solo las últimas 5 (desde Sarria), son horribles porque está abarrotado de gente que solo quiere conseguir la Compostela.
  • Hazlo con la actitud correcta. Esto es más subjetivo y engloba el resto de pequeños consejos: Ábrete a la gente, observa, emplea un tiempo en conocerte a ti mismo, escribe, camina despacio, ayuda a tus compañeros que no hablen español, respeta, revisa tus principios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada