lunes, 27 de septiembre de 2010

Otros Caminos

Cristina Menghini completa en Roma la Vía Francígena
Roma.- A las diez de la mañana de hoy, después de caminar 78 etapas entre Canterbury (Inglaterra) y la Plaza de San Pedro en Vaticano, Cristina Menghini, la peregrina trotamundos ha completado la Vía Francígena.
Cristina ha comentado en su página de Facebook que “en este momento estoy sin palabras” y ha añadido que sólo se le ocurría decir “gracias a todos por vuestro apoyo y vuestra amistad demostrada durante estos tres meses”.
Además, indicaba que después de pasar la mañana en el Vaticano y de regalarse una buena comida, se iba a dar una buena ducha y a descansar.
Se quedará en Roma hasta el miércoles, cuando va a regresar a Milán y será entonces cuando ponga al día los blogs en los que relata sus peripecias, cumpliendo con un compromiso que en los últimos días se ha visto dificultado por deficiencias en las conexiones de internet.
En su caminata, iniciada en tierras inglesas, Cristina atravesó Francia, Suiza y media Italia hasta alcanzar su destino y cubrir más de 1.700 kilómetros.
La Vía Francigena fue una importante ruta de peregrinación medieval hasta el sepulcro de San Pedro en Roma, y recibe su nombre de Francigena o de los Francos, porque la utilizaron sobre todo caminantes franceses.
La Vía Francígena fue la mayor ruta de peregrinación a Roma durante el Medievo. La primera documentación conocida de la misma se debe al arzobispo de Canterbury, Sigerico el Serio que en el año 990, efectuó la peregrinación a Roma para recibir el palio episcopal de manos del Papa Juan XV y describió las 79 etapas de su viaje. Comparte con el Camino de Santiago el Camino del Sur de Francia por Arlés.
La pasada primavera Cristina Menghini peregrinó desde el Mediterráneo hasta Santiago, unos 1.200 kilómetros, y anteriormente ya había recorrido el Camino Francés y la Vía de la Plata.
En su recorrido en diagonal sobre la Península Ibérica, Cristina sufrió un esguince de tobillo a su paso por las tierras toledanas de Escalona, que requirieron cinco días de reposo y cuidados médicos, y que le permitieron recibir la solidaridad de los componentes de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Toledo, que tiene su sede en Escalona.
Desde aquí le damos la enhorabuena y le deseamos siempre un ¡Buen Camino!

viernes, 24 de septiembre de 2010

Camino de Celuloide

Martin Sheen and his son Emilio Estevez talk about their moviemaking pilgrimage with "The Way"
Toronto.- Martin Sheen is a very popular guy at the Royal York Hotel, a massive stone edifice overlooking Lake Ontario. Last week, unionized workers at the Toronto landmark went on a one-day strike, to call attention to what they view as unfair working conditions. Not coincidentally, it was also opening day for North America's most prestigious film festival, with hordes of celebrities and journalists descending on Canada's largest city.
Sheen himself was just off the plane from L.A., here to promote his son Emilio Estevez's new film "The Way," a lovely, leisurely and often highly moving odyssey in which he plays a bereaved dad walking a pilgrimage across northern Spain with his son's ashes in a metal box. (Estevez himself plays Sheen's dead son, seen only in flashbacks and visions.) But the 70-year-old actor is also a board member of the Screen Actors Guild and a lifelong labor activist. So out he went onto Front Street, amid the crowd of Latin American immigrants who work at the Royal York, to walk the picket line wearing a beautiful tailored suit and a "Unite Here" signboard.
When I show up for breakfast with Sheen and Estevez a few days later, the guy who delivers our coffee and pastries is clearly tickled to discover whose suite this is. Sheen takes a couple of minutes to chat with him, and ends up giving him a tip consisting of all the Canadian money he has on his person. (After all, he won't need it back in California.) It might be tempting to dismiss all this as limousine liberalism, but the only conclusion you can draw after meeting the guy is that Sheen is insatiably interested in people. In the course of a half-hour conversation supposedly about "The Way," he asks me about my parents, my ancestry, my hometown, my education and my attitudes about religion. (In between serving me coffee and orange juice.) I've never been so thoroughly interviewed by a new girlfriend's dad, let alone a movie star.
Estevez, who is now 48 but looks only slightly older (and a bit shaggier) than he did in "The Breakfast Club," is a more reserved character with a dry wit, content to let his dad do most of the talking before gently nudging the conversation back toward its subject. He's been working mainly as a director since the late '90s, but "The Way" is only his fifth feature, and the first since the sprawling, Altman-esque "Bobby" in 2006. It's unmistakably the result of Sheen and Estevez's intertwined sensibilities: the extroverted people-pleaser (and devout Catholic) on one hand, the more detached aloof observer (and agnostic) on the other.
This tale of a Southern California golf-playing ophthalmologist who takes the 500-mile pilgrimage from the French Pyrenees to Santiago de Compostela in his dead son's place is an odd mixture of ingredients and characters. (Sheen's companions include Deborah Kara Unger as an enjoyably salty Canadian backpacker, and Irish actor James Nesbitt as a burned-out writer.) It's sometimes clumsy and naive, and flirts with sentimentality the whole way through -- but I found its dignity and sincerity, and the rough, rude, everyday magic of its journey, ultimately irresistible. (And that was before Estevez explained that in some sense it's a remake of "The Wizard of Oz." More on that below.)
"The Way" has no clear distribution plans at this writing, but based on the standing ovations it's been getting in Toronto, it has the potential to connect with soul-searching, recession-era audiences on an intimate level, something like a more relaxed, more guy-friendly and arguably more coherent "Eat, Pray, Love." As Estevez notes, it might also do wonders for the innkeepers and tavern owners along the Camino de Santiago (or Way of St. James), a series of linked pilgrimage routes, with origins deep in the Christian past, that had fallen into obscurity by the 1980s but is expected to attract 200,000 travelers this year.
Q.- This isn't the first time you guys have worked together on a movie. What's the relationship like on the set? Martin, when you're the actor and he's the director, do you have to stop being Dad?
Martin Sheen: I don't even know him on the set! [Laughter.] You know, our relationship is so cemented. I've never really thought of him as my son, I've always thought of him as my brother. I was 21 when he was born. He showed up and I was like, "OK, you're the guy." He got short shrift in the early years. He was born in the Bronx and we got evicted when he was a baby. We lived in every borough but Queens. He got mugged in front of our apartment building in Manhattan a few years later. The other kids have no memory of the hard times -- or maybe their hard times are a different story. But this guy knows me in ways I don't even know myself.
What happened with this character was -- you know, I've been doing this all my adult life. I got a lot of bits and faces I can do, I've got my bag of tricks. So it's like, which one do I do now? OK, number eight. I got it.
Emilio Estevez: Yeah. I know 'em all.
M.S.: Yeah, he ain't having it. We shot the film in sequence, so on the first day I'm out there speaking a little Spanish and talking to people. He took me aside and said, "This is Martin. He's not welcome here. You're Tom. Tom voted for Richard Nixon and George Bush twice. You belong to a country club and you think it's great! You don't do any charity work. You're not a nice guy! You're a moron! It hasn't happened for you yet! You don't even see these people! Dismiss them!" And that was it, man. Every time I was Martin ...
E.E.: Cut! Stop. You're wasting everybody's time.
M.S.: You know what he said the other day? I hesitated to agree although I thought so all along. He said it's the best thing I've done since "Apocalypse Now." And if that's true it belongs to him.
.: No. That's yours. All I did was get out of your way. That's a director's main job after the casting, which is maybe 90 percent of it.
Q.- So talk to me about the Camino de Santiago. Have you guys known about it for a long time? What got you started on this road?
E.E.: Well, it really comes from Martin's background. He had known about the Camino his whole life.
M.S.: My father was a Gallego [native of Galicia, in northern Spain]. He grew up in a village very close to Santiago de Compostela.
E.E.: I'd never heard you talk about this until, like, seven years ago. You went to that reunion in Ireland.
M.S.: To my mother's village, in Tipperary. May 22, 2003. She would have been 100 years old. She died in 1951, she was only 48. By that time we were losing siblings by the score: My mother had 12 pregnancies, and 10 survived. When there were only five of us left, I said no more funerals before we have the celebration. So we gathered in this little village, we had this great celebration, and I said: "I'm going to Spain, and I'm inviting everybody to do the Camino."
It was Emilio's son [Taylor Estevez, an associate producer on "The Way"] who was kind of compelled to go. He was working as my assistant and he spoke Spanish, so he became my guide. And one of my oldest friends, Matt Clark, who plays the "rabbi priest" in the film, he went too. I had about 10 days until I had to get back and start filming for the new sea
son on "The West Wing." We thought about doing it on horseback, but you've gotta take all your stuff and bring mules to carry it. We thought about renting bicycles. Finally we thought, hmm, we'll do it the all-American way. We rented a car. [Laughter.]
The miracles began to happen instantly. Emilio's son met his future wife at the first place we stayed, in Burgos. Where the little boy steals the backpack, in the film? That's where Taylor lives now. You can see his in-laws in the film. Julia was working that night, and she and Taylor hit it off. They've been together ever since.
E.E.: He's been living there for seven years. He's totally assimilated into the Spanish culture and lifestyle. They got married last August.
Q.- What an awesome story! But how did you get from Taylor falling in love with a Spanish girl to making a movie about the Camino?
M.S.: So originally we were thinking about a documentary tone. I was saying, "Emilio, man, this place is filled with miracles. It's just magical out there, you've got to write a story." He was doing another story, and I was bothering him. [Laughter.] I thought it was a story about two old guys out on the road, and a young girl who falls in love.
E.E.: I said his idea was too sentimental. So the conversation continues, and I said, "I think I've got it. It's about a father and son." Usually, the father-son dynamic in films, it's about the ghost of the father. It's "Hamlet." And the son becomes the father, or some reasonable facsimile. This is the reverse. By the end of the film, Tom [Sheen's character] has in fact become Daniel [Estevez's character], and become free.
Q.- Talk a little bit about how you assembled the group who travel with Tom on this journey. It's such a nice collection of characters.
E.E.: Well, I had a Dutch friend who lives down the street. He's big, larger than life, a wonderful drunk. So he was an inspiration for Joost [played by Dutch actor Yorick van Wageningen]. And I met Deborah Kara Unger while I was writing the script, and I said OK, we're gonna make the female character Canadian.
Q.- She's a total pistol in that role. Just so completely angry at the world. I loved her.
E.E.: She's terrific. Really, really broken and terrific. And then I was in a bookstore in New Mexico, and I bumped into the Jack Hitt book, "Off the Road," which is different stories from the Camino. I read it, and I said, OK, here's our fourth character. [Meaning Jack, the Irish writer played by James Nesbitt.] Here's our Scarecrow. Because essentially -- I've sort of kept the lid on this, but it really is "The Wizard of Oz."
Q.- Whoa. You're kidding! I totally hadn't thought of that, but it's so true.
E.E.: Yorick is the Cowardly Lion. Deborah's the Tin Man with the broken heart. Martin is Dorothy. And I'm in the box. Daniel in the box is like Toto in the basket, because he keeps getting away. "Come back, Toto!" [Laughter.]
Q.- It's safe to say this was a different scale of production than "Wizard of Oz."
E.E.: Well, you saw the size of our crew. It was like doing a Wim Wenders film. We traveled 800 miles, shot on super 16. We shot the whole thing in sequence, using mainly available light. We were on the go the whole time. It allowed us to develop and discover things along the way, and have it happen organically.
M.S.: I think our crew was smaller than the one we had making "Badlands" with Terry Malick, or about the same size.
Q.- I think this story taps into something that's clearly out there in the culture right now, but can be difficult to put into words without sounding dumb. It seems like so many people in our culture are thinking about their lives in the context of all the stress and all the electronic gizmos, all the economic hardship, and looking for something more.
M.S.: Everything's being ripped away. You're losing the house, you're losing your job, and yeah, you're right, people are beginning to focus on what's really important.
Q.- I've joked with my friends and co-workers that unplugging is itself becoming a hot cultural trend. Everybody wants to get off the grid for a while, or they say they do. I feel like this movie is touching that nerve.
M.S.: Well, as Americans, we've been told, "You can do it." We're told to be macho and take responsibility and conquer the world and all this. We don't give any support to community. Community is an afterthought, but when we get in touch with our loneliness and our guilt and all of these things that are so human, we begin to realize that until you start relating to other people's brokenness, you can't heal your own. That's the beginning of community, I think.
Q.- Some people may go into this thinking that the Camino is only for the most intense kinds of Catholics, or anyway for believing Christians.
M.S.: Oh, no. We met maybe a half dozen of those, at most.
E.E. That doesn't describe anybody in our little group. Martin's character is lapsed, Jimmy's a nonbeliever, Deborah's character is out there hiding out, and Yorick is just a fat Dutchman trying to lose weight. A lot walk the Camino as a sport, or for exercise, or because their friends and family are doing it. There isn't necessarily any religious motivation at all.
M.S.: You know what's interesting about the Camino? Like the French guy says in the beginning, you go on your own. It's for yourself. And 90 percent of the time, you see us walking in single file. It's very rarely four abreast or all together. It's so deeply personal. Some people are praying, some people are reflecting. They're together for meals and sleeping, they aid each other. But when people are walking, they're alone and you don't bother them.
Q.- I really appreciate that you're trying to deal with religion and spirituality in this movie in an open-minded, non-cynical fashion, without totally embracing it or totally rejecting it. That's a difficult thing to do. Our country is so messed up around religion.
M.S.: No kidding! [Laughter.]
Q.- I know -- what a brilliant observation, right? But you guys call our attention here to a tradition of Western spirituality that runs deep in our European roots and has very little to do with organized religion. The Camino de Santiago is a perfect example. I feel like so many educated Westerners go toward the Eastern spiritual traditions partly because they don't see that or understand it.
E.E.: Sure, they want a response to the dogma of Christianity. They go to Hinduism, they go to Buddhism, just because it's something different than their parents. They want to get away from that. I think it's a knee-jerk reaction.
M.S.: Religions separate us, by their very nature. Spirituality unites us. That's the key, and if spirituality is not about humanity, it's not spiritual. I am a practicing Catholic. I love the faith. I'm not nuts about the institution, but the faith is mine, everywhere I go in the world. The belief that God became human -- that's genius, man. And that God would choose to dwell where we would least likely look, inside ourselves and each other. The genius of God in our humanity, I love that.
Every culture has that -- the Hindus, Muslims, all of them have it. That's the fundamental belief in all true believers, that God is present, God suffers and is broken with us. That's why the Catholics never removed the corpse from the cross. Our hero is a convicted criminal. He was tried and convicted in a kangaroo court and then he was murdered. That's God. We're embraced by that. The most fundamental, most basic, most sincere beliefs -- that's not religion. It's spirituality. It's transcendence. People are looking for transcendence now more than ever, I think. Sometimes our transcendence becomes drugs, alcohol, money, power, sex, and they're so shallow. It's we ourselves, we must surrender ourselves to our brokenness. That's the beginning of community, and that's what this film is all about.

Recodos del Camino

Retratos Peregrinos

Arte en el Camino

Bien pudiéramos llamarlo el Cristo del Camino. Se trata de una obra del artista peregrino italiano Raffaele Ariante. Tiene muchas más y todas muy interesantes. ¡Disfrutadla y Buen Camino!

Avisos para Caminantes

Martín Códax, vino oficial del Xacobeo 2010, crea el concurso 1000Caminos
Santiago.- Martín Códax, que se presenta como vino oficial del Xacobeo, ha lanzado un concurso denominado 1000Caminos, con el que asegura que pretende fomentar la peregrinación jacobea, y cuyos premios finales consisten en viajes a Bombay, Bolivia y Kioto para visitar las puertas místicas de estos países.
Martín Códax, como en ocasiones anteriores, vuelve a ser vino oficial del Xacobeo, con lo que dice que pretende demostrar su unión y apoyo incondicional a la cultura gallega. Una de las medidas adoptadas por el grupo ha sido la creación del concurso 1000Caminos, que gira en torno al Camino de Santiago y busca promocionar y fomentar la peregrinación por esta ruta.
Más de 22.000 visitas ha obtenido ya la página web del concurso de 1000Caminos ( desde que inició su andadura el pasado mes de junio y su objetivo es convertirse en punto de encuentro para peregrinos y amantes del Camino donde poder compartir sus experiencias e interactuar.
1000Caminos vio la luz en juni pasado y la participación ha ido creciendo progresivamente mes a mes y ya se han repartido 27 premios de los 66 que está previstos otorgar.
El Concurso se divide en tres categorías: fotos, relatos y lugares secretos. Mensualmente hay tres ganadores por categoría que reciben diferentes lotes de vino Martín Códax y el cuaderno del Peregrino, una pequeña agenda con los datos imprescindibles para cualquier caminante. Los ganadores de estos premios son elegidos a través de votación popular.
Además, el 31 de diciembre, cuando finalice el concurso, un jurado formado por miembros de la bodega e institucionales, elegirá la mejor fotografía, el mejor lugar secreto y el mejor relato, que serán los que se lleven el gran premio. Se trata de tres viajes para 2 personas durante 7 días con una visita guiada a las puertas místicas de diferentes países, con el fin de seguir con la aventura que se empezó en el Camino. Los viajes son los siguientes:
· Mejor fotografía: Viaje al ”Fushimi Inari Taisha” de Kyoto.
· Mejor lugar secreto: viaje al “Tiahuanaco” en Bolivia.
· Mejor relato: viaje al “Gateway of India” en Bombay.

Campus Stellae

El Papa peregrinará desde Monte do Gozo hasta el Obradoiro
Santiago.- El Papa Benedicto XVI peregrinará en papamóvil el próximo 6 de noviembre, durante su visita de ocho horas a Santiago de Compostela, desde el Monte del Gozo hasta la Plaza del Obradoiro, donde celebrará una Santa Misa ante unas 11.000 personas.
Los organizadores ya han aprobado un lema, “Galicia, Camiño do Papa”, que se distribuirá por toda la ciudad compostelana.
El Pontífice llegará al aeropuerto sobre las 11.30 horas del sábado día 6 de noviembre, donde previsiblemente le recibirán los Príncipes de Asturias, un representante del Gobierno, así como un grupo de gaiteros que tocarán para darle la bienvenida en un pequeño acto de recepción.
A continuación, el Santo Padre realizará un recorrido en papamóvil desde el Monte del Gozo hasta la Plaza del Obradoiro –unos cuatro kilómetros y medio-, donde, según el programa presentado, saludará a los fieles que le estén esperando. Durante el camino hasta la Plaza, Benedicto XVI hará algunas paradas en los puntos donde se espera mayor afluencia de gente. Una vez en la Plaza, a las 13.00 horas, celebrará un acto en la catedral.
El Papa se encontrará en el templo con un grupo compuesto por 700 personas, que tendrán acceso a la basílica por rigurosa invitación. Serán enfermos, niños, ancianos y miembros de vida consagrada. En el acto que tendrá con ellos cantará la Capilla de Música de la Catedral y la Escolanía. Finalmente, su Santidad verá volar el Botafumeiro.
Por la tarde, a las 16.30 horas, tendrá lugar el acto principal de la jornada, cuando el Pontífice celebrará una Santa Misa en la Plaza de Obradoiro ante unas 11.000 personas -entre las 10.000 que pueden seguirla desde la plaza, donde se colocarán sillas, y las 1.000 que podrán hacerlo desde el interior de la catedral.
Por último, a las 19.30, el Papa será trasladado al aeropuerto donde habrá un pequeño acto de despedida y despegará con destino a Barcelona. Serán ocho horas de visita, con un despliegue informativo que incluirá dos helicópteros y hasta setenta cámaras de televisión.
No se han organizado grandes actos de masas, pero se espera que unos 150 millones de personas de todo el mundo sigan la visita por televisión.
La Xunta gallega y el arzobispado están reclutando voluntarios -300 de los servicios de protección civil, 200 voluntarios de la Xunta, y 300 que está reclutando el arzobispado- que formarán un equipo coordinado. La seguridad correrá a cargo del Ministerio del Interior ya que se trata de la visita de un Jefe de Estado.
En cuanto a los gastos de la visita, la última cifra calculada es de tres millones de euros, aunque se espera que los beneficios sean mucho más grandes que los gastos.
Durante la visita se habilitará un centro de prensa en el Palacio de Exposiciones para acoger a los 1.000 periodistas que se prevé que se acrediten (500 ya han pedido acreditación). Desde este centro de prensa, los profesionales no sólo podrán cubrir la visita del Papa a Santiago sino también la de Barcelona.
Para ocuparse de la seguridad se desplazarán a Compostela 4.500 agentes de la Policía Nacional y 800 de la Guardia Civil. Serán 5.300 miembros de un equipo de seguridad al que, además, se sumarán los agentes ya adscritos a la Comisaría y el Cuartel de la Guardia Civil de Compostela, y a los miembros de la Policía Local, que colaborarán en las tareas de seguridad.
Dos torres de andamios de veinte metros de altura y que llevará cuatro días instalar, permitirán acometer las obras de reparación en las bóvedas de la nave central y el transepto de la Catedral.
Monseñor Julián Barrio ha invitado a los fieles para que se animen a participar en la peregrinación a Santiago de Benedicto XVI. Además acaba de enviar a las parroquias y casas religiosas de la diócesis una carta pastoral en la que invita a los fieles a ayunar en la víspera de la visita del Papa. Sacrificio que, según explica, podría traducirse en una aportación a Cáritas para que lo recaudado pueda ayudar a las personas más necesitadas

jueves, 23 de septiembre de 2010

Año Santo

El arzobispo de Santiago rechaza la prolongación del Año Santo

Santiago.- Al final parece que la lógica se ha impuesto y la idea más descabellada que ha surgido de las filas de los mercaderes que rigen el Xacobeo se va a quedar en eso, en intención.
Como parece que los ingresos por turismo van viento en popa, a los “genios” de la Xunta gallega no se les había ocurrido nada mejor que pedir que se prolongase el actual, una circunstancia que es poco común, aunque haya algún caso histórico.
El globo sonda lo había dejado caer en Madrid nada menos que Alfonso Rueda, el consejero de Presidencia, es decir la mano derecha de Alberto Núñez Feijoo. Luego, con el terreno abonado, sería el propio presidente el que se despachase con la idea de marras.
La conmoción cundió por las filas del universo jacobeo. Una idea así sólo podía venir de gentes de mentalidad de comerciante, ajenas al espíritu de los peregrinos, del Camino de Santiago y hasta de lo que representa un Año Jubilar.
Pero esta vez la Iglesia no se ha plegado a los intereses crematísticos del poder político, únicamente interesado en los ingresos económicos, en vez de en la auténtica defensa del Camino.
Monseñor Julián Barrio ha sido claro: “"El Año Santo es uno (cuando el 25 de julio cae en domingo) y tiene por objetivo aspectos religiosos", ha sentenciado el prelado. Pese a todo, el máximo responsable del Arzobispado de Santiago se felicita, de que la cita jubilar "sea un éxito a todos los niveles", no solo en el espiritual, sino también en el turístico y el económico.
Respetando las normas de la Iglesia a pies juntillas, resultaría a todas luces imposible -a juicio de monseñor Barrio- mantener abierta la Puerta Santa durante 2011. Aunque existen precedentes, con carácter verdaderamente excepcional.
La última vez que la Santa Sede se saltó su propio protocolo fue después de la Guerra Civil. A diferencia de la actual coyuntura económica, el de 1939 era un caso excepcional con suficiente peso. Entonces el Vaticano optó por prolongar el Año Santo a fin de que los fieles que habían participado en el conflicto tuviesen la oportunidad de ganar el jubileo.
José Fernández Lago, portavoz del Cabildo, explicaba que "en 1939 se amplió el Año Santo para que los fieles pudiesen ganar el Jubileo, lo que les fue imposible hacer durante la guerra". Pío XII, accedió "porque la religiosidad era muy intensa en aquel momento", señala.
Ahora, sin embargo, "no hay una razón clara, salvo la de aprovecharse de la circunstancia del centenario de la consagración de la Catedral", dice. "Este Año Santo ya ha sido muy intenso, y todos los fieles que han querido han podido acercarse a Santiago", añade.
Así que "aunque nos gustaría que continuara, desde el punto de vista espiritual, no estaría requerido", indica. Finalmente, Lago recuerda que también en el siglo XIX, con el Papa León XIII se prolongó el Año Santo. En 1878, el arzobispo de Santiago Miguel Payá y Rico ordenó buscar las reliquias del Apóstol Santiago, escondidas tres siglos antes por temor a la invasión inglesa de Francis Drake. Se encontraron el 28 de enero de 1879, y León XIII "las declaró auténticas por la bula Deus Omnipotens el 2 de noviembre de 1884".
Pero los políticos se habían hecho otras consideraciones mucho más pedrestres. El objeto de la propuesta no era otro que "conseguir posponer los efectos económicos" del Xacobeo. Esta sería una de las "líneas estratégicas" de la Xunta para incrementar el PIB gallego y afrontar el recorte del 12% que se va a producir en los presupuestos autonómicos. "Hay que invertir en turismo, en cultura y en volver a hacer de Galicia una tierra de acogida", decía Feijoo.
Además, el presupuesto para sufragar la visita del Papa sigue en el eje de la polémica. "Nadie puede hablar a día de hoy del gasto exacto", aseguró ayer en el Parlamento el director general de Relaciones Institucionales, Roberto Castro. Después del 6-N se podrá concretar el desembolso y si ha generado "retornos" a la economía a través de un informe "independiente".
La previsión del Gobierno autonómico es que el viaje se autofinancie y genere excedentes. "Hay que recordar que Benedicto XVI es jefe de Estado y líder de la Iglesia Católica, por lo que su mensaje y las imágenes llegarán a 150 millones de espectadores repartidos por el mundo", subrayó.
Por lo pronto, el gobierno gallego ya ha empezado a plegar velas. El propio Alfonso Rueda, ha insistido en que la decisión de ampliar el Xacobeo es "eclesiástica" y ha precisado que la "competencia" de la Administración autonómica es aprovechar sus efectos.Pero ha añadido que a partir del 1 de enero, el Ejecutivo gallego tendrá que seguir trabajando para que los efectos del Xacobeo "tengan el máximo rendimiento posible" y también para que "se prolonguen", ha añadido al referirse a iniciativas que promocionen Galicia.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Retratos Peregrinos

Recodos del Camino

Año Santo

Jacobeo a medio gás
Burgos.- Asociaciones y hospitaleros de Castilla y León reconocen que no se han cumplido las expectativas de afluencia de peregrinos y que las cifras son incluso más bajas que las del año anterior
Asociaciones de amigos del Camino de Santiago y hospitaleros de Castilla y León están de acuerdo: en lo que va de Jacobeo no se han cumplido las expectativas de afluencia de peregrinos por el Camino Francés y, es más, incluso ha bajado con respecto a años anteriores, algo que no pilla por sorpresa ni a unos ni a otros, porque ya saben “por experiencia” que los Años Santos “nunca son buenos en la región”, afirma una hospitalera de Terradillos de Templarios (Palencia).
La asociaciones hacen balance de los ocho primeros meses sin llevarse las manos a la cabeza, pero con el convencimiento de que “este año no va a ser muy diferente al pasado”, explica a Ical el presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Burgos, Jesús Aguirre, para quien julio fue “normal” con respecto a ejercicios anteriores y en agosto hubo “un descenso del nueve por ciento” en el número de romeros.
En términos parecidos se expresa la presidenta de la Asociación Pulchra Leonina (León), Beatriz Gallego, quien considera que el flujo de peregrinos no ha sido “considerable” sino más bien “similar al de otros años”. “En mayo y junio hubo un repunte y esperamos que se repita en septiembre, pero lo más probable es que cuando suba sea al año que viene. Al final, el Camino tiene mucho tirón porque en él se encuentra lo que falta en la vida norma”, sentencia.
Para el presidente de la Asociación de Palencia, Ángel Luis Barreda, “el Jacobeo no suele influir para nada en Castilla y León, pero sí en Galicia, cuyos últimos cien kilómetros son una romería”. Barreda detalla que en agosto aumentó “un poco la afluencia”, pero junio y julio fueron “muy flojos”, según pudo apreciar desde su privilegiado observatorio del Monasterio de San Zoilo, sede del Centro de Estudios y Documentación del Camino de Santiago de Carrión de los Condes, que él dirige. “El peregrino extranjero huye de los Años Santos y los más folclóricos se concentran en los alrededores de Santiago”, añade.
El presidente de la Asociación de Astorga y Comarca, Juan Carlos Pérez, se muestra reacio a dar cifras o porcentajes “hasta que no acabe el año”, pero reconoce que el Jacobeo “está siendo parecido a un año normal”. “Las expectativas que se crearon fueron muy grandes y aparentemente no se han cumplido. El salto de cifras del Año Santo no se ha producido”, remarca Pérez, quien no sabe “si es que se ha tocado techo o si la excesiva publicidad ha producido un efecto contrario al deseado”. De lo que sí está seguro es de que los últimos cien kilómetros a Santiago, por los que en agosto pasaron casi 55.000 caminantes, según cifras de la Oficina del Peregrino de la Catedral compostelana, “no son representativos del resto del Camino”.
Si las asociaciones admiten el ‘desinfle’ de las expectativas, los hospitaleros de Castilla y León se muestran mucho más catastrofistas. Algunos, como la encargada de un albergue en Agés (Burgos), María Piñero, afirma que la bajada en la afluencia ha sido “de un 50 a un 60 por ciento” con respecto a 2009. “En Agés hay tres albergues, que suman más de cien plazas, y no se han llenado ningún día”, recalca Piñero, apesadumbrada porque “se ha creado una sensación de masificación falsa” cuando “de media por aquí han pasado entre cuatro y seis personas al día”.
Los malos resultados no impresionan a Piñero, quien ya sabe “por experiencia” que “todos los Años Jacobeos pasa lo mismo: se publicita una afluencia masiva y no es así”. En éste, además, “la crisis” ha añadido más leña al fuego, ya que “la gente no trae alegría en el bolsillo”.
En León, una provincia que por su mayor proximidad a Galicia suele tener más movimiento, los resultados no difieren mucho de los de Burgos. “Llevo 17 años en esto y nunca he visto un año como éste de malo. No se están batiendo récords, como dice la prensa. De hecho, hay entre un 30 y un 40 por ciento menos de peregrinos... y bajando”, señala el tesorero de la Asociación de Albergues Privados de Castilla y León y dueño del albergue Santa Marina de Molinaseca (León), Alfredo Álvarez, quien, además, regenta el municipal. “En todo el páramo de León ha habido una caída del 50 por ciento y el bajón se ha notado también en otras comunidades, como Navarra o La Rioja”, constata el hospitalero, para quien “el Camino está seco salvo en los cien kilómetros finales”.
En el ecuador del Camino, en la provincia de Palencia, las opiniones se repiten. En palabras de la propietaria del albergue Jacques de Molay de Terradillos de Templarios (Palencia), Marisa Pérez, “los Jacobeos son para Galicia”. “Para Castilla y León no son buenos porque queda en el medio”, añade la hospitalera, para luego lamentarse de que “si las cifras tenían que subir un 40 por ciento, han bajado un diez”. La razón, según ella, que “el peregrino no se ha animado por miedo a la masificación, que sólo se dio de verdad en el Jacobeo del 93 porque no había suficientes infraestructuras”.
Que a Castilla y León no le beneficia estar “en el medio” de la ruta jacobea es algo de lo que también está segura una de las hospitaleras del albergue municipal de Mansilla de las Mulas (León), Laura Barredo: “Ahora es bastante habitual que los peregrinos hagan el tramo de Burgos a León en tren o autobús; antes, no, pero es que el concepto ha cambiado mucho. La gente es más cómoda, más exigente, más egoísta y menos solidaria. El verdadero peregrino pasa desapercibido y es una pena... esperemos que sea el final de un ciclo y no el principio”.

Camino Francés

Tomás, el templario de la ruta
Manjarín.- En uno de los tramos más difíciles del Camino Francés, en El Bierzo, después de pasar la Cruz de Ferro, los caminantes llegan a Manjarín y se encuentran allí otra cruz, la de la Orden del Temple. Del mismo modo que hace nueve siglos los cruzados defendían a los peregrinos que llegaban a Tierra Santa, Tomás Martínez, el último templario, ayuda a los que caminan al sepulcro del Apóstol. Desde 1993 regenta un refugio de ambientación y dotación casi medieval.
Antes de proclamarse sucesor de la orden militar cristiana, Tomás era sindicalista y afiliado de la ORT (Organización Revolucionaria de Trabajadores), de signo comunista maoísta. "Yo siempre fui creyente, incluso en mi etapa marxista", asegura. De hecho, tuvo su primer contacto con la Orden del Temple en una librería de la Liga Comunista Revolucionaria, donde se hizo con el libro que despertó su interés por el tema.
En 1986 se echó al Camino desde León para coincidir con otros miembros de la Orden que estaban haciendo la Ruta Jacobea para señalar los lugares templarios. Entonces, no llegó a ganar el jubileo. Estando en Ponferrada sintió "la llamada": "Desde las murallas del castillo empezó a sonar canto gregoriano".
Dos años después, dejó trabajo y vida matrimonial atrás para ir en busca de aquellos ecos. Quería instalarse en Ponferrada y montar una librería especializada en temática templaria, pero otros se adelantaron a abrir un negocio en el bajo comercial que él había elegido. Sin querer desobedecer a los designios de su destino, no dudó en ponerse al frente de una granja que le dejaron gratis en Valdueza.
Entre tanto, Tomás también tomaba parte en todos los hitos que protagonizaban los templarios. En 1990, fueron a la procesión de la Virgen de la Encina, defensora del Bierzo, para hacerle una ofrenda vestidos con sus túnicas blancas cruzadas. Dos años después, se fundó el Círculo Templario de Ponferrada.
Cuando no ejercía de caballero, Tomás seguía pastoreando ovejas, hasta que se contagio con la fiebre de malta. Si durante siglos se ha especulado con los rituales iniciáticos de la Orden, para este miembro en particular la enfermedad fue la prueba que le hizo convertirse en caballero del Temple a tiempo completo. Para superar la dolencia ovina, se retiró durante tres meses al albergue de Jato en Villafranca del Bierzo.
Fue allí donde el hospitalero le contó que había un tramo del Camino sin hospedería, un pueblo abandonado llamado Manjarín, entre la Cruz de Ferro y Molinaseca. A Tomás le pudo la vocación templaria y decidió prestar servicio a los peregrinos en ese lugar frío e inhóspito. En 1993, abrió su refugio en una escuela vacía de niños desde hacía décadas. La población había echado el cierre mucho tiempo atrás.
Desde que el templario montó su albergue, ha dado alojamiento a 55.000 caminantes, unos 30 cada día. "Les preparamos el desayuno y la cena y pagan la voluntad, y poca voluntad tienen algunos", explica. Para financiarse, venden también recuerdos con el símbolo del Temple. "Atendemos a todo aquel que llega a nuestra puerta, aunque sea musulmán", ironiza este templario del siglo XXI entregado a una cruzada diferente.
En esta misión le ayudan otros dos caballeros y un aspirante que deberá prestar servicio tres años antes de vestir la túnica blanca con la cruz roja. Pertenecen a la Orden del Temple Resurgida, fundada en Tortosa. En España hay otros grupos que se declaran sucesores de los templarios, pero este es el más independiente de la jerarquía eclesiástica: "Nos consideramos universales y no besamos anillos a nadie".
El refugio de Manjarín se ha constituido como monasterio y sus pobladores siguen las pautas de la vida monástica. Además del labora, no olvidan el ora, que practican con tres rezos diarios: "La oración tiene dos partes, la primera para honrar a los hermanos templarios y pedir inspiración para los soldados de Cristo y guerreros de la luz, y la segunda para rogar a la Virgen y el Arcángel Rafael que protejan a los peregrinos".
Dicen tener vocación de servicio: "Nos dedicamos a ayudar a ex drogadictos, ex alcohólicos y ex presidiarios. En este caso, también a peregrinos". Tomás quiere echar una mano a todos los que van tras una nueva esperanza, pero es muy crítico con la masificación de la Ruta, que ha hecho perder el verdadero sentido de la peregrinación. A su puerta llegan peregrinos de verdad, pero también turistas y toda clase de individuos pintorescos e incluso indeseables, desde carteristas a seguidores de Satanás, pasando por los más comunes juerguistas practicantes del botellón. Por eso, pese a su buena voluntad, ha negado posada a algunos. Aquellos que le hacen perder el temple.

(Publicado en El País de 18-9-2010)

Testimonios Peregrinos


Por Carlos Herrera
Quien quiera hacer el Camino de Santiago debe saber varias cosas: que hay que ir bien calzado, que el peso de la mochila no debe sobrepasar los ocho kilos, que hay diferentes rutas aunque todas lleven al mismo sitio, que la gente ronca en los albergues, que hay que echar a andar antes de que amanezca, que no es necesario programarse etapas inacabables, que el sol te da de espaldas, que es mejor ir solo que mal acompañado, que en año jacobeo camina el doble de gente y que si es verano pasarán un calor considerable.
Quien quiera hacerlo por primera vez que entrene durante un par de semanas con el calzado que piensa llevar y que sepa que se apresta a enfilar un desfiladero emocionante en el que se sorprenderá de lo mucho que es capaz de andar.
Que sepa también que el Camino es un corto viaje por las soledades, por los campos ensabanados de amarillo, por los regatos y desfiladeros que se alternan con senderos boscosos y pistas inacabables de grava y arena, por tierras que abruman por el mercurio denso de su pasado, por paraísos del románico más inesperado, por el gótico sobrio de las citas catedralicias, por el rostro acogedor de sus lugareños y por trigales persistentes y auroras inciertas.
Quien vaya a hacer el Camino debe saber que le esperan serenatas de viento y musgo, mariposas en las cunetas, alondras en los sembrados, el olor de la piedra umbría, el primer aroma de la hiniesta, ese vaho de nostalgia que esconden secretamente las higueras, la promesa de vino entre las vides, el canto mañanero de los mirlos y el compás dormido en el perezoso despertar de los pueblos.
Quien ahora mismo empiece a sentir las incontrolables ganas de echarse a caminar debe empezar a familiarizarse con los nombres que serán para siempre memoria sentimental: Roncesvalles, El Perdón, Viana, Mostelares, Frómista, Cruz de Hierro...
En El Cebreiro encontrará el humedal de piedra donde Galicia le abre la puerta al aire para que vaya pasando y se haga bruma; en Castrillo de Polvazares, la sabia mezcla de arcilla y ramaje que parece sacada de un paisaje sirio; en Sahagún, el foco primitivo del más puro arte mudéjar; en León –las gemas del Cáliz de Doña Urraca–, la explicación de que la historia común de España nace antes de que dos reyes yacieran juntos una noche.
Quien vaya a hacer el Camino cruzará robledales, un puñado de carvallos, filos de corredoiras donde apacentan ganado, frondas y canales de regadío, chopos, álamos, mesetas. Entre la gloria y uno ya sólo habrá piedra, vieja piedra compostelana y esa fina lluvia, tan de lágrimas, que acaba verdeando los rostros demudados de los caminantes.
El Camino nos lleva desde los eucaliptales perdidos en llanuras inacabables hasta la azotea de un alto edificio verde al que no se sube sin dolor y que, al llegar, regala un festín reconfortante de agua pulverizada.
Quien este verano se cuelgue una mochila y una medalla y eche a andar debe saber que hay una extraña voz interior que te dice «¡camina!» cuando más desfallecido estás, que la senda está poblada de tipos que llegan de los lugares más remotos del mundo sin que uno entienda qué los ha traído hasta aquí, tipos que caminan sin descanso y sin dar explicaciones, que arrastran el misterio como arrastran los pies, que llevados por el arrullo gregoriano hasta Samos llegan a Sarria y estiran el cuello porque creen poder ver Santiago y al apóstol de anchas espaldas que espera el abrazo.
Si, como ellos, ya han decidido salir, si van a caminar mirando hacia los adentros de uno, si van a pisar la asombrosa España de ríos y fuentes, de cardos y perdices, de espigas y lanas, de vino y promesas, sepan que han tomado la decisión correcta. Nunca nada será igual y, año tras año, contarán los días que les quedan para volver a explorar la espesura más desconocida de todo universo: uno mismo. Feliz Camino.

jueves, 16 de septiembre de 2010

Perlas Peregrinas

¿Por qué?

Cándido de Paz
Eso se pregunta indignado, y no es para menos, Acacio da Paz, peregrino y hospitalero, al saber por dos caminantes llegados a su Refugio, en Viloria de Rioja, que en Saint Jean de Pied de Port están cobrando las credenciales a ocho euros… ¡Sí, sí, nada menos que a 8 euros!
Un inglés y una italiana que comenzaron allí su andadura así lo han contado y no deja de asombrarnos este abuso por parte de nuestros vecinos franceses.
Como la mayoría saben, las credenciales oficiales que emite la Oficina de Peregrinaciones en Santiago cuestan 0,65 euros. Las Asociaciones jacobeas, los obispados y muchas parroquias, están autorizados a cobrar por ese pasaporte peregrino algo más, en concepto de donativo.
Algunas de esas entidades llegan a cobrar hasta 3 euros, lo que ya nos parecía abusivo y aún más cuando en algunos casos, por ejemplo por cierta asociación levantina, obligan al peregrino -según relatan algunos de éstos- a adquirir al mismo tiempo una guía de determinado camino (repleta de errores para más señas) y hasta una vieira. El paquete suele pasar de los 20 euros, cuando su costo seguramente no excede de la mitad o aún menos.
Lo cierto es que esas asociaciones saben, o deberían saber, que tienen obligación de vender únicamente la credencial si así lo demanda el peregrino, por lo que sería conveniente que se denuncie y se avergüence a quien abusa.
Pero lo de Saint Jean ya clama a todos los cielos. Es uno más de los abusos que padece quien se lanza a la senda jacobea a manos de lo que no son sino unos modernos mercachifles y pícaros que no buscan más que meter sus sucias manos en la bolsa de los ingenuos peregrinos, en especial si son de otra nacionalidad.
¡Aviso a todos! ¡No se dejen embaucar por falsos profetas jacobeos, desaprensivos con carnet de asociación o chalanes de cualquier pelo! No están los tiempos para esas alegrías.

Camino Francés

Una exposición recorre la Ruta Jacobea basada en una baraja del tarot

Logroño.- Logroño acoge desde hoy al 2 de octubre una exposición que recorre distintos lugares emblemáticos del Camino de Santiago a través de la única baraja del tarot jacobea conocida, según han informado sus autores.
Las cartas han sido creadas por el artista riojano Carlos Sacristán, quien firma como Tris.
Su creación ha sido guiada por los riojanos especializados en el tarot Juan Manuel Martínez Casasús y Purificación Mazo Marrodán.
Los arcanos de esta muestra hacen referencia a diversos lugares emblemáticos del Camino francés.
Según han informado los creadores de la muestra, organizada por la Fundación Caja Rioja, La Rioja y el Camino de Santiago forman un uno indivisible.
Ambos especialistas en el tarot han coincidido en que la Ruta Jacobea es un viaje físico hasta Finisterre y, también algo más profundo, un viaje al interior de uno mismo y a la comunión espiritual con todo y todos los que rodean al peregrino.
El mago, la sacerdotisa, la emperatriz, el emperador, el sumo sacerdote, los enamorados, el carro, la justicia, el ermitaño, la rueda de la fortuna, la fuerza, el colgado, la muerte, la templanza, el diablo, la torre, la estrella o la luna son algunos de los arcanos que ilustran la exposición.
Los monumentos emblemáticos a los que dan vida los arcanos son Roncesvalles (Navarra), inicio del camino francés de la Ruta Jacobea; el Claustro de la Catedral del Pamplona; o el Santuario de las Peregrinas de Sahagún (León).
También se incluyen, entre otros; el Monasterio de Santa María La Real de Las Huelgas (Burgos); el Castillo Templario de Ponferrada y el Palacio Episcopal de León; El Puente Medieval de Puente la Reina (Navarra), o el recinto amurallado del Revellín, en Logroño y el Claustro de Santa María La Real, de Nájera (La Rioja La previsión, según ha explicado Purificación Mazo, es que la muestra sea itinerante por la Ruta Jacobea.

Retratos Peregrinos

Recodos del Camino

Campus Stellae

Arquitectura efímera para una basílica temporal
Santiago.- La eucaristía que celebrará el Papa en su visita a Santiago el próximo 6 de noviembre se desarrollará en un anfiteatro diseñado por el arquitecto compostelano Iago Seara por encargo del Arzobispado de Santiago y de acuerdo con la comisión organizadora de la visita papal.
Se trata de una arquitectura efímera en la que cada detalle ha sido pensado y diseñado considerando la singularidad de la plaza, «que é o grande adro da catedral e que ese día convértese en basílica temporal», y el carácter mediático del acontecimiento, tal como indicó el autor del proyecto, dado que la ceremonia será televisada a todo el mundo «o que representa un valor engadido para a cultura e a arquitectura da cidade que é o final do Camiño de Santiago». Por eso el proyecto responde a las necesidades de iluminación y sonido televisivas, de acuerdo con la TVG.
La estructura abocinada estará en la esquina entre Raxoi y San Xerome, sin que su altura sobrepase la cornisa de este segundo edificio, y ocupará un 8% de la plaza. El lugar es el más indicado en previsión de una meteorología adversa, y porque el Papa entrará por la rúa San Francisco y recorrerá el Obradoiro. Será de materiales metálicos prefabricados y modulares, se elevará dos metros sobre el plano de la plaza y tendrá una rampa de acceso. Los colores serán tenues y en gamas frías pensando en las casullas púrpuras de la curia.
Un elemento central enmarcará el lugar donde se situará Benedicto XVI, y, además de la imagen histórica de una Virgen del Carmen, está en estudio la colocación de una pieza de arte contemporáneo cuyo autor puede ser el escultor cambadés Manolo Paz, si bien la decisión no está tomada.

Peregrinos de otras lenguas

Self-renewal on the road to Saint James

By Paul Greer
There are events in our lives that change us, that are a turning point from which to gauge time—a pivotal moment whereby we make a choice. We either allow ourselves to succumb to darkness and pain or we forge ahead and rise above the anguish.
I chose the latter, which led me on a 17-day, 550-mile mountain bike journey to Santiago De Compostella in Spain. This journey was very personal for many reasons, but ultimately, I finished the adventure gaining a deeper wisdom into human nature and an increased passion for life.
Not long ago, my heart was broken. My outlook was bleak and hope was lost. It was when I was at my lowest point that I made a choice to pick up my fragile self and move on.
The emptiness and vulnerability that I felt presented an ideal opportunity to satisfy my soul. I ached to escape to a distant land to renew my body, mind and spirit and the famous pilgrimage to Santiago De Compostella in Spain was perfect. I immediately reserved an airline ticket to Zaragoza where my journey began.
The history of this famous pilgrimage to Santiago Spain is interesting. Several years after the death of Jesus Christ, St. James (Santiago in Spanish) traveled to the Galician region in Spain to spread the gospel. When he returned to Jerusalem, he was beheaded. His loyal disciples recovered his body and set sail in order to give St. James a proper burial in the last place he ministered—Galicia. For the next 12 centuries, pilgrims across Europe flocked to Galicia, the city of Santiago, to worship and to fully experience the Spanish culture.
As I planned my adventure, I could literally feel myself awakening as I cherished the thought of being physically and mentally challenged. The plan was to ride for 17-days whereby the 550-mile bike journey would be secondary to my personal reflection and prayer. The days would be filled with riding the steep mountainous terrain over the famous Pyrenees Mountains, while the nights would be filled with good wine, great company and celebration.
The first few days of my journey began along the Camino Aragones. This route leads to the Camino Frances, which is the most popular route of the pilgrimage.As I rode along the majestic route, I would often find myself in quiet solitude. There I was, biking on a trail in the heart of Spanish culture, hypnotized by my rhythmic breathing, comforted by my pounding heart, and cooled by my dripping sweat. It was during these times when I became keenly aware of one of life’s greatest gifts—good health.
It was also during these magical moments of retreat that I came to a joyful realization: Happiness doesn’t mean everything is perfect. Happiness is choosing to see beyond the imperfections. I have always strived to achieve flawlessness, only to be disappointed in the end. I now realized that I needed to accept my imperfections and transcend my perceived downfalls.
The road to Santiago was not always filled with joyful realizations, however. The treacherous road also had patches of darkness where my buried insecurities and fears confronted me. During the silence, complicated questions pierced my soul. Do I forgive those that hurt me? Do I forgive myself for mistakes that I’ve made? Will I allow myself to be vulnerable again? Will I ever find love? Can I accept rejection and move on?
Rejection is a strange thing. It has the ability to raise you up, but only after it breaks you down. Ultimately, I made peace with rejection. Through the obscurity, I recognized that the dismissal I felt was simply her heart’s need to change. Once this became clear, I prayed that her heart’s journey would lead her to a happy and fulfilling life, wherever that may be. Following this prayer, my pain subsided and I was free.
I not only pushed my mind through mental and spiritual challenges, I also pushed my body through grueling physical tribulation. There were many times when I was forced to not ride, but carry my bike over rocky and slippery terrain. I loved every exhausting minute of it.
As I rode through hundreds of small towns, I was lucky to witness humanity at its finest. All along the trail, pilgrims would shout to one another “Buen Camino” as a gesture of recognition, brotherhood, and love. Local residents would gather in the late evenings conversing with one another. Large families spanning generations would assemble at the end of the day to talk, laugh, and celebrate life while enjoying the sweet taste of ice cream. It was truly amazing.
When I wasn’t riding through small towns, I was riding through rural country. One day, I found myself out in the middle of nowhere, amongst several large bulls. Appreciating that these hefty beasts could attack at any moment, I had a four-step plan. First, I would place the bike between us; then I would climb the nearest tree. If necessary, I would use a stick to wave them off. Only if steps 1-3 failed, my fourth option was to run for my life. In the end, I resorted to self preservation and hid behind a tree; the bulls didn’t attack. Still, I learned to appreciate my natural preservation instinct which is surprisingly comforting in a primal sort of way.
And then there was the mysterious girl from Zurich, Switzerland. For two days, we passed each other back and forth on the trail—she with her horse, and me with my bike. Oddly, she didn’t ride her horse. Instead, she would gently hit the horse’s rear until the mare started running. The girl would then follow behind the horse until the animal slowed, and then the strange method would repeat. She and I found ourselves in a pattern where she would pass me going uphill and I would pass her going down. On the second night, we bumped into each other as we were residing in the same town. Our odd two-day passing encounter called for a celebration and so we drank many spirits and danced the night away. After saying our goodbyes, I watched as she headed into the woods to sleep with her horse. It was an enchanting, yet odd experience. Who does this? This was the last that I saw of the mysterious girl from Zurich.
Summertime in Northern Spain is known for its festive celebrations. Every small town throws its own, unique party, uniting family and friends from every household. The time that I spent at many of these festivals was a joyful reminder that our true priorities are revealed in celebrating the gift of life with the loved ones around you.
On the 10th day of my ride, a lifelong dream of mine came true. After spending a couple hours drinking Sangria and dancing with more than 100 local Spaniards, I spoke with the bar manager and the announcement was made: “Your next drink is being purchased by an American!” That’s right. I was able to purchase drinks for everyone at the bar. What happened next was not what I anticipated. Apparently, the custom in Spain is to return the favor if someone buys you a drink. Needless to say, it was a festive evening making many new friends.
The ultimate celebration party took place at the end of my 550-mile ride. There I was, standing in the main plaza in Santiago during the World Cup final, watching in awe as the winning goal was scored and Spain won their first world championship. At that moment, I was in the epicenter of the biggest party in the world. I felt the energy of an entire country surge through me. The vigor that I felt was truly incredible and I will forever seek that same “celebration drug” feeling for the rest of my life.
I consider myself very lucky to have experienced this journey throughout Spain. The gifts of love that I received from the people, and from myself, are priceless. The hours that I spent alone and in isolation along the trail were difficult, but necessary. This is where I learned to embrace silence and just listen. Ultimately, my broken heart was essential in my inner journey to happiness.
It is well-known amongst the pilgrims who travel to Santiago De Compostella that everyone receives something from their journey that they can bring back to their homeland. I return to the states a rejuvenated soul, and am ready to give and receive love with whomever God brings into my life. The roads in Spain helped me to uncover my genuine, authentic self. Despite life’s continued triumphs and setbacks, loves and losses, I intend to make a difference with everyone I encounter in this beautiful journey that we call life. Thank you, Saint James.

(Paul Greer is an associate professor in Health and Exercise Science at San Diego City College and coach of the San Diego Track Club--the largest running club in San Diego./Published in Sam Diego News Room)

miércoles, 15 de septiembre de 2010

Año Santo

En octubre, VIII Congreso Internacional de Estudios Jacobeos

Santiago.- La ciudad del Apóstol va a albergar del 13 al 15 de octubre próximo la celebración de la octava edición del Congreso Internacional de Estudios Jacobeos, 'Peregrino, ruta y meta en las peregrinaciones mayores'.
El escenario escogido será el Hostal de los Reyes Católicos y la dirección del congreso se ha encomendado al italiano Paolo Caucci Von Saucken, presidente del Comité de Expertos del Camino de Santiago.
Dentro de la programación del Camino de la reflexión diseñada para el Año Santo, el seminario versará sobre las peregrinaciones mayores a Santiago, Roma y Jerusalén, "tendiendo puentes a la colaboración entre las principales ciudades santas de Occidente, defendiendo su realidad común y su pertenencia a una cultura de la peregrinación", ha explicado la Consellería de Cultura en un comunicado.
La cita reunirá en la capital gallega a investigadores españoles, italianos, franceses, alemanes y norteamericanos; que buscarán contribuir a la difusión de los estudios compostelanos y su proyección en Europa y en el resto de Europa.
La inscripción para asistir al congreso, abierto al público en general, es gratuita y limitada a la capacidad de la sala, esto es, el número máximo de asistentes será de 200 personas, según la Consellería. El formulario puede encontrarse en la web del Xacobeo ( o solicitarse en el teléfono 881 978 488.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Camino de Celuloide

Hoy se estrena The Way (El Camino) en Toronto

Toronto.- Hoy se estrena en el Festival Internacional de Cine de Toronto el largometraje The Way (El Camino), que se empezó a rodar en octubre del año pasado. El encargado de su distribución internacional será, nada más y nada menos que Mel Gibson (su empresa Icon Productions), que de esta forma respalda el empeño personal de Martin Sheen en hacer una película sobre el Camino de Santiago.

Todo comenzó hace siete años. Sheen, actor católico de origen gallego, aprovechó una reunión familiar en Irlanda para desplazarse a España y hacer parte del camino de Santiago. La experiencia y el conocimiento de otros peregrinos le cautivaron. Desde entonces, Ramón Estévez (el verdadero nombre del actor), no paró de explicar a su hijo Emilio, actor y director de 48 años, la importancia de rodar una película sobre la principal peregrinación histórica de la Cristiandad.

Sobre su experiencia en este rodaje, Sheen afirmó sentir que el Camino es "un viaje hacia el interior" en el que "no importa si se es católico o no". "El Camino de cada uno debe ser algo personal", explicó el actor estadounidense, que afirmó que intentará realizar en el futuro de nuevo la Ruta.

Además, destacó la "experiencia extraordinaria" que supuso haber realizado una película escrita por su hijo y con un guión redactado para él, además de haber podido plasmarla "en la tierra" de su padre, que emigró desde Galicia a los Estados Unidos." Cada día doy gracias a Dios por ese regalo", sentenció.

Por su parte, su hijo, el director del largometraje, afirmó sentirse muy "emocionado" por estar "al fin en Santiago" y consideró que todos los miembros del equipo "han hecho su camino personal durante el rodaje". "Nos ha abierto los ojos esta bonita experiencia", indicó.

La trama de la película se desata cuando un médico californiano de setenta años recibe una llamada que le comunica la muerte de su hijo en los Pirineos. Al enterarse de que su objetivo era hacer el camino de Santiago, a pesar de la mala relación que tenían, decide recorrerlo por su hijo. Lo proclama solemnemente el tráiler: “la búsqueda de respuestas llevará a un hombre a descubrir la diferencia entre la vida que escogemos y la vida que vivimos”

El Camino narra la historia de cuatro personas que coinciden como peregrinos en la ruta a Compostela. Acompañan al protagonista un irlandés enemistado con la Iglesia, una mujer canadiense de carácter cínico que en el recorrido busca algún tipo impreciso de redención y un holandés que parece perdido.

Centran la trama de la película las relaciones entre ellos durante el recorrido, que, como afirma el director, se convierten en una metáfora de vida: “Ninguno de los personajes es perfecto en ningún sentido. Más bien están algo trastornados, rotos, carecen de un atractivo particular.

La convivencia entre ellos se hace difícil. Pero descubren que el Camino forma una comunidad, que no podemos hacerlo solos. Necesitamos la comunidad. Necesitamos la fe.”, explica Estévez, antes de añadir que en El Camino está también muy presente el humor.

Al parecer hubo cierto tira y afloja entre el Arzobispado de Compostela y el equipo de rodaje para finalmente recibir el permiso para rodar en el interior de la catedral.

El resultado de esta controversia fue totalmente satisfactorio para ambas partes, hasta el punto de que las cámaras entraron incluso en estancias en las que no se permitía filmar desde hacía más de cuarenta años.

Sin embargo, fue necesario una rectificación del guión del que hicieron entrega el director del film y el actor Martin Sheen durante el verano de 2009 a algunas autoridades eclesiásticas gallegas.

Tras la lectura de esta copia, desde la archidiócesis compostelana no se dio el visto bueno y valoraron muy negativamente la esencia de la película, en la que “no sólo no se exalta la espiritualidad del Camino de Santiago sino que, encima, se atentaba contra ese espíritu” y se consideraba que la película contenía secuencias y expresiones verbales inadecuadas.

Sheen se mostró "agradecido" y "emocionado" de poder filmar en la Misa del Peregrino, "captar la expresión" de los visitantes "cuando entran en la Catedral" y "enseñar al mundo qué es lo que hace que los peregrinos se arrodillen delante del Apóstol".

Así, en pleno año Xacobeo, aunque sin duda el gran acontecimiento del Año Santo será la visita a Santiago de Benedicto XVI el 7 de noviembre, una película de éstas características contribuirá a dar aún más renombre internacional al Camino de Santiago, que ya fue declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Retratos Peregrinos

Peregrinos de antes y de ahora

Albergues del Camino

Un Camino plagado de chinches

Nájera.- Georges Audic es un bretón que cumplirá al mes que viene 73 años y que ahora pasa unas semanas como hospitalero en Nájera, junto a otras dos personas, un alemán y un canadiense. El problema de la plaga de chinches que ha obligado a cerrar el albergue de peregrinos le ha tocado de lleno, pero tampoco se extraña por la presencia de estos ácaros.

-¿Por qué razón ha pedido ser hospitalero durante unas semanas?

-Porque he realizado diez veces el Camino de Santiago y quería aportar algo de mí mismo a la ruta, tras lo mucho que ella me ha dado a mí.

-¿Es importante la plaga que hay en el albergue?

-Mucho, hay mucha cantidad, pero no es extraño.

-¿Por qué?

-Porque todo el Camino, tanto en Francia como en España, está infectado y está provocando muchos problemas de salud a los caminantes. Yo conozco casos de personas que han tenido que ser trasladadas a hospitales tras las picaduras de estos insectos. Hay mucha gente que resulta infectada.

-¿Es un problema reciente?

-No, desde hace cinco años todos los albergues y refugios de Francia y España tienen el mismo problema.

-¿Y a qué se debe?

-A que es mucha la gente que lo recorre desde distintas partes del mundo y no todos guardan las necesarias medidas de higiene. Hace falta mucha limpieza y que cada uno aborde sus necesidades con mucha responsabilidad.

-¿Qué se debería hacer para solucionar el problema?

-Creo que habría que tomar una decisión drástica. Que todos se pusieran de acuerdo, en los dos países, coordinados por los ministerios de Sanidad, para realizar una desinfección a fondo y al mismo tiempo.

-Pero eso es complicado con tanta oferta de alojamientos…

-Sí, pero se debería realizar para acabar con la plaga. Y no solo en los establecimientos públicos, sino también en los privados.

-¿Qué hace ahora sin albergue que atender?

-Oriento a los peregrinos que llegan a Nájera y colaboro con el responsable del polideportivo Sancho III, que es donde se ha instalado con carácter provisional un albergue.

-¿Hay previsiones de cuándo se volverá a abrir el albergue que gestiona la Asociación de Amigos del Camino?

-No lo sé porque no me han dicho para cuándo. Pero he oído que, al menos, estará cerrado otros cinco días, ya que mañana (por hoy) se volverá a fumigar y después hay que limpiar y ventilar.

-¿Qué hará cuando termine su período de hospitalero en Nájera?

-Volveré a coger la mochila y completaré este último tramo del Camino de Santiago, hasta Compostela. En este viaje habré recorrido 1.900 kilómetros, ya que partí de mi pueblo, Sainte Anne d’Auray, en la Bretaña francesa. Allí he instalado un refugio para 18 personas y todos los años realizo una exposición con fotos, testimonios y objetos de la ruta Jacobea que recojo o que me envían.